Buddha Park, Vientiane, Laos.

A_MEDIDA

Hoy el tren nos ha dejado en la estación de Nongkai después de unas cuántas e interesantes horas de trayecto desde Bangkok y un tuk tuk local nos ha acercado hasta el Friendship Bridge, el puente que une los intereses de Tailandia y Laos. Después de los trámites de inmigración, hemos pasado a la parte laosiana y nos disponemos a subir a un bus que nos lleve a la capital del país, Vientiane. Tan pronto como se ha llenado de comerciantes que deambulan de un lado a otro de ambos países transportando bienes y algún que otro extranjero, nos ponemos en marcha y dejamos atrás el Mekong para transitar por la carretera que recorre los 15 kilómetros que separan el punto de entrada al país con la capital.

A los pocos minutos de trayecto empiezan a aparecer ante mis ojos un buen número de siluetas de piedra repartidas en una zona verde bañada por el río. Como puedo pregunto al que se sienta a mi lado y con cierta dificultad entiendo que se trata de Buddha Park, un espacio de ocio próximo a la ciudad en el que resulta fantástico dar un A_PASEO para acercarse a la historia que cada escena representa. Decido bajarme del bus, ¡ya llegaré a Vientiane! Me apetece darme una vuelta y sacar algunas fotos. El lugar vale la pena y nunca está de más recorrer capítulos de la vida de Buda para profundizar en su doctrina.